Virtual Educa entrevistó a Charles Foley, presidente de Critical Links, una compañía pionera en el suministro de infraestructuras innovadoras de aprendizaje que, además de brindar soluciones digitales para escuelas en entornos difíciles, ha ayudado a gobiernos, docentes y padres a atravesar la crisis mundial de COVID-19, extendiendo soluciones de aprendizaje gratuitas para evitar interrupciones en el proceso educativo. En su compromiso con la Educación del futuro, Critical Links forma parte del grupo de empresas patrocinadoras del próximo Congreso Global Virtual Educa.

¿Cuál es su visión respecto al futuro de la educación?

Vamos a ver tres cambios en las próximas dos décadas que fundamentalmente remodelarán el aprendizaje. El primero será un cambio hacia una cosmología del aprendizaje en tiempo real y conectada globalmente que aporta igualdad estructural al panorama del aprendizaje global. Los recursos de aprendizaje de todo tipo (información, herramientas, métodos de evaluación, incluso instructores) estarán disponibles para cualquier estudiante, en cualquier lugar, sin importar dónde se encuentren o los límites de su sistema educativo local. Si bien esto no reemplazará la capacidad (o responsabilidad) de gestión nacional y regional, eliminará las fronteras actuales que enfrentan los educadores y administradores en un mundo tridimensional. No importará si el estudiante es un estudiante curioso de octavo grado en el estado de Amazonas durante una pandemia, él o ella podrá acceder y absorber la información más reciente sobre nuestro universo en desarrollo y en evolución, incluso hasta el punto de poder participar en clases dirigidas por un experto en la materia de una escuela autónoma del Reino Unido. Todo con la autorización, aprobación y reconocimiento de sus educadores locales, y será recompensado por esta iniciativa.

En segundo lugar, estará la adopción acelerada del aprendizaje experiencial (a expensas del aprendizaje didáctico), especialmente en los campos STEAM.

Charles Foley preside Critical Links, compañía pionera en el suministro de infraestructuras innovadoras de aprendizaje digital para la próxima generación de escuelas, especialmente en entornos difíciles.

Y lo tercero que veremos es una evolución de los paradigmas de «aprender a aprender» que se incorporan al plan de estudios formal, mediante el cual se enseña a los estudiantes cómo mirar lo desconocido de una manera nueva y explorarlo / abordarlo en tiempo real. Al igual que solíamos tener ‘recreo’ en las escuelas (que deberíamos mantener, por cierto), introduciremos en el día modelos de agilidad mental que no tienen nada que ver con materias específicas del plan de estudios, pero que refuerzan cómo ser mentalmente ágil, cómo absorber nuevas construcciones mentales y usarlas cuando sea necesario. El futuro de nuestros nietos es asombroso.

¿Cómo puede Critical Links mejorar la educación en países con problemas de infraestructura?

Creemos que el futuro óptimo de la educación y, por extensión, el futuro óptimo de nuestro mundo, no se puede alcanzar a menos que capacitemos a los jóvenes de hoy con una educación del siglo XXI. Porque el siglo XXII estará sobre nosotros antes de que te des cuenta. Esto significa dar a nuestros jóvenes acceso a los recursos educativos más actuales, de una manera estructurada y seleccionada, que impulsa la experiencia de aprendizaje óptima. Desafortunadamente para muchas partes del mundo, esto a menudo requiere un nivel de infraestructura que simplemente no existe en este momento.

En el mundo desarrollado, pensamos inconscientemente que internet es ubicuo, tan disponible como el aire. Sin embargo, para que esto sea utilizable en un entorno educativo, este recurso debe extenderse directamente al aula para cualquier estudiante, en cualquier lugar. Y la lamentable realidad es que hay más aulas que no tienen acceso a banda ancha que las que sí lo tienen. Creemos que podemos ser una fuerza impulsora para cambiar eso; en eso nos alineamos con organizaciones como UNICEF y la UIT, que lanzaron el proyecto Giga en 2019 para tratar de llevar Internet a todas las escuelas del mundo.

Sin embargo, el peso total del contenido y el tráfico eclipsa la infraestructura de red que se espera sea comercialmente viable; ahí es donde entramos al permitir que incluso las escuelas con conectividad intermitente, esporádica y limitada brinden el mismo nivel de aprendizaje electrónico, en tiempo real, que en el mundo desarrollado.

¿Qué es una micronube? ¿Qué impacto puede tener la tecnología de C3 Micro-Clouds en los nuevos modelos de aprendizaje?

El concepto de micronube ha sido bien validado por el sector comercial durante años y ahora está siendo aprovechado por el sector educativo para hacer frente a estos desafíos. Una micronube para la educación es un entorno de aprendizaje en la nube autónomo que se aloja en un dispositivo local. Esta micronube local presenta un entorno de aprendizaje electrónico completo (que incluye contenido, plan de estudios y otros recursos) para estudiantes y profesores, incluso cuando la escuela no está conectada a Internet. Esto es posible ya que la micro-nube almacena en caché localmente todo el currículo y contenido, y los estudiantes y profesores pueden acceder fácilmente a ella a través del punto de acceso Wi-Fi integrado de la micronube; todo lo que necesitan es un dispositivo con navegador. Sin embargo, la micronube local está bajo el control de un sistema maestro residente en la nube, a través del cual los administradores determinan qué contenido, plan de estudios y recursos deben estar en las micronubes en el sistema escolar. Esto supone una gestión pedagógica a escala, en tiempo real, ya que los administradores tienen un único portal a través del cual gestionar miles de micronubes. El beneficio para los estudiantes es una educación atractiva y de vanguardia; el beneficio para los educadores es la extensión, la simplicidad y la coherencia.

¿Cómo ve el nuevo papel de los maestros en un mundo cada vez más global y digital?

Los maestros siempre han sido guías para nuestros jóvenes, y en ningún momento es más necesaria la orientación que en tiempos de evolución y cambio. Nuestros maestros serán fundamentales para dar forma al futuro, ya que los estudiantes no solo aprenderán nueva información, sino que también «aprenderán a aprender». Los nuevos paradigmas, los nuevos enfoques y patrones de pensamiento pueden ser intimidantes… el papel de un maestro dispuesto y comprensivo será clave para permitir nuestra evolución hacia un nuevo mundo de aprendizaje.