El caballo ganador de Microsoft está ahora en la gestión de los datos que dan vida a Internet, los teléfonos móviles y la inteligencia artificial. La oportunidad la vio Satya Nadella (Hyderabad, India, 1967), que reorientó la estructura de la multinacional para dominar en la nube y recuperar la gloria.

Nadella es el tercer ejecutivo que dirige Microsoft desde que fue fundada en 1975. Su liderazgo es claro y eso le permitió someter a la mayor compañía de software del mundo a un cambio radical.

Nuestra industria no respeta la tradición, solo respeta la innovación.

Nadella imprimó en Microsoft una nueva cultura y personalidad que gusta a los inversores. La tecnológica ha subido en Bolsa un 16% este año. La curva ascendente es mucho más estable y consistente que la de Apple, lo que le ha permitido de forma silenciosa recuperar el trono de la mayor compañía cotizada 16 años después. Hoy Microsoft es líder con una capitalización de 777.200 millones de dólares.

“La oportunidad que depara el futuro para Microsoft es enorme, pero para aprovecharla, debemos ser más ágiles, estar enfocados y continuar transformando. Una parte importante de mi trabajo consiste en mejorar nuestra capacidad de llevar productos innovadores a nuestros clientes en forma más rápida”, dice Nadella.

Dominar la nube

En ese giro para renovarse, Nadella colocó el servicio de gestión de datos Azure en el corazón de la estrategia de la nueva Microsoft para competir con Amazon, Google, IBM y Oracle. Esta actividad va camino de superar a Windows en el ejercicio fiscal 2021 como principal motor del grupo, según KeyBanc Capital.

La transformación de Nadella para actualizar Microsoft no está terminada. Windows, Office y otros productos relacionados con la vieja era del PC siguen generándole dos tercios de los beneficios y una quinta parte de los ingresos. Una de sus primeras decisiones fue permitir que programas como Word funcionaran en dispositivos que utilizan sistemas operativos rivales, incluido Linux.

Todos los días me sorprende la manera en que la gente puede sobresalir, y eso es lo que me más me motiva.

Nadella ha sabido ajustar la organización para hacerla a la vez más abierta e integrada verticalmente. En lugar de dedicarse solo a desarrollar sus programas, diseñó sus propios dispositivos como el Surface Book, que combina la potencia de un portátil y la funcionalidad de una tableta. O las gafas de realidad aumentada HoloLens. Y todo este ecosistema de programas, dispositivos y servicios está cada vez más unificado por la nueva unidad de inteligencia artificial.

Otra de las claves de Microsoft es que depende menos que Google o Facebook de la información personal de sus usuarios, el nuevo frente regulador al que se enfrenta el sector tecnológico. El motor de búsqueda Bing y los portales de la familia MSN le generan ingresos por vía de la publicidad electrónica. Pero no están en el corazón de su negocio como en sus rivales, por lo que no tiene el mismo incentivo y le da su vez le da una ventaja por la percepción que tiene el mercado.

Aprender siempre

“Me gusta aprender”, dice Nadella. “Pienso que una de las cosas que más me entusiasma es aprender algo nuevo. Puedo aprender algo sobre cierta área. Puedo aprender algo de la gente. Puedo aprender algo al hacer las cosas en forma diferente. Y admiro que la demás gente también lo haga. Estoy convencido de que si no aprendes cosas nuevas, dejas de hacer cosas importantes y útiles. Por lo tanto, puedo decir que la familia, la curiosidad y el deseo de aprender son los aspectos que me definen”.

Con frecuencia se inscribe a cursos en línea. “Ambiciones descabelladas en los 15 minutos libres que tengo por las mañanas. Intento escuchar una clase de neurociencia o algo por el estilo. Me pregunto a mí mismo, ‘¿Por qué haces esas cosas?’. Porque me encanta”.

Fuentes