Habilidades del siglo 21: una transformación de la educación o una educación para la transformación

0
588

Vivimos en una revolución digital sobresaliente, que ha estado impactando a todas las esferas de nuestra vida: cómo aprendemos, enseñamos, trabajamos, pensamos, comunicamos, experimentamos y exploramos.

jp.ik es socio global de Virtual Educa.

Por lo tanto, en este contexto de cambio, ¿qué pasa si recuperamos el propósito de la educación de potenciar personas más conscientes y responsables del lugar en el que viven y comprometidas en protegerlo y mejorarlo?

¡Es momento de ser innovadores!

¡Aprendamos robótica, ciencias, matemática, historia y las lenguas con este objetivo en mente! Pongamos todo eso en práctica, para que podamos hacer un cambio positivo en nuestras comunidades.

¡Construyamos conocimientos relevantes, desarrollando competencias cognitivas, sociales y emocionales! Es el momento de innovar con el objetivo de contribuir activamente a un mundo mejor para todos. En todas las escuelas del mundo, ¡este objetivo tiene el poder de convertirse en realidad!

Quizás la integración de la tecnología en la esfera de la educación es tan desafiante como en el mercado laboral.

LinkedIn señala uno de los mayores desafíos que tenemos ahora se basa en la existencia de al menos 50.000 competencias profesionales en el mundo. Además, y, una vez más, según LinkedIn, el 57% de los altos ejecutivos dicen que las habilidades blandas son más importantes que las habilidades duras. En la actualidad, las empresas están buscando este Top 5 de habilidades blandas:

  1. Creatividad
  2. Persuasión
  3. Comunicación
  4. Adaptabilidad
  5. Gestión de tiempo

En el otro lado de la moneda están las habilidades duras y en 2019 las habilidades más buscadas por el mercado de trabajo reflejan el impacto de nuestro mundo cada vez más digital, que se traduce en un pico en cloud computing e inteligencia artificial. Mientras, también refleja un aumento en el aprovechamiento de la experiencia digital. Entonces, si ahora nos estamos preguntando acerca de las 5 mejores habilidades, aquí están:

  1. Cloud Computing
  2. Inteligencia artificial
  3. Razonamiento analítico
  4. Gestión de personas
  5. Diseño UX

Si pretendemos ampliar el alcance de las habilidades más buscadas, las empresas también están buscando procesamiento de lenguaje natural, computación científica, desarrollo de juegos, Business Analysis y Ciencia de Datos.

Sin embargo, si tomamos un paso atrás, respiramos y tomamos un momento para reflexionar, el hecho es que las habilidades blandas y las habilidades duras no son conceptos y realidades aisladas. ¡No! ¡Son dos caras de la misma moneda! ¡Inevitablemente se entrelazan!

A través de una integración significativa de la tecnología en las experiencias de aprendizaje/enseñanza, es viable promover el desarrollo de un conjunto de habilidades duras y simultáneamente potenciar un conjunto de habilidades blandas, tales como la comunicación, la colaboración, la resolución de problemas o creatividad.

¡Y para el caso, el hecho es que necesitamos de los dos conjuntos de habilidades!

¡Esta realidad contemporánea junto a una crisis de aprendizaje global trae consigo un desafío enorme para los sistemas educativos!

El Informe de Desarrollo Mundial 2018 del Banco Mundial sobre el aprendizaje destaca«cientos de millones de niños llegan a jóvenes adultos sin siquiera las habilidades de vida más básicas.»

Además, el Informe de la Comisión de Educación La Generación del Aprendizaje 2016 estima que «más de tres cuartas partes de mil millones de jóvenes en los países de ingresos bajos y medianos no estarán en camino de adquirir habilidades básicas de nivel secundario.»

Los números de inscripción se han ampliado, clases más grandes, con alumnos provenientes de una multiplicidad de contextos económicos, sociales y culturales. Al mismo tiempo, se espera que los maestros cubran planes de estudio cada vez más extensos, así como una diversidad de temas que incluyen alfabetización digital, educación cívica, salud, educación sexual y medio ambiente

Estas transformaciones reflejan los roles relevantes que queremos (y necesitamos) que las escuelas jueguen en nuestras comunidades y mercados, sin embargo, muchas escuelas están bastante preparadas y equipadas para hacerlo.

Por lo tanto, la pregunta que se impone es: ¿cómo pueden las escuelas cambiar para lidiar con tanta disparidad e incertidumbre?

La tecnología puede ser un recurso disruptivo. Hemos estado presenciando tecnologías educativas increíbles. Por ejemplo, la oportunidad para el aprendizaje flexible se ha aprovechado a través de la inteligencia artificial, big data y el aprendizaje social.

Por su turno, el aprendizaje inmersivo ha alcanzado un nivel totalmente nuevo a través de la realidad virtual, la realidad aumentada y la gamificación. Estas tecnologías están revolucionando el aprendizaje personalizado, acercando a los estudiantes a un universo de conocimiento.

Resumiendo, cuando los estudiantes usan la tecnología como una herramienta de aprendizaje, sus roles cambian drásticamente, cambiando a un estado activo y contrastando con el papel pasivo conservador y tradicional como envase de conocimiento presentado por un maestro o a través de un libro.

El alumno puede activamente buscar, seleccionar, reunir, analizar, priorizar y presentar datos.

Además, la integración significativa de la tecnología da a los estudiantes la oportunidad de tomar decisiones y emprender conceptos considerados atípicos en los ambientes de estudio tradicionales.

Fuentes