La mitad de los estudiantes no ha tenido acceso a todo el contenido escolar durante la pandemia

591

La mayoría de los gobiernos a nivel mundial abogan por la Educación híbrida post-pandemia, según un informe de la OCDE. Los directores de las escuelas afirman que los gobiernos deben intervenir y cooperar con las empresas de tecnología y telecomunicaciones para evitar desigualdades entre los estudiantes.

La investigación de la OCDE, dirigida por Fernando Reimers, profesor de la Universidad de Harvard y experto en Educación internacional, concluye que solo la mitad de los estudiantes han tenido acceso a la mayoría del contenido escolar después de la cancelación de las clases presenciales. “Estas cifras reflejan la urgencia de una mejor preparación de las escuelas y los gobiernos ante circusntancias similares que puedan ocurrir en un futuro, así como la necesidad de una mayor inversión en innovación para tener menos desigualdades entre los estudiantes”, afirma Fernando Reimers.

El estudio Aprendiendo durante la pandemia: de la disrupción a la innovación, que también ha contado con la participación del Banco Mundial y la Organización Centena, ha sometido a examen las condiciones educativas de 59 países en todo el mundo durante la pandemia de la Covid-19.

El estudio destaca que la innovación en las escuelas depende de los gobiernos y de las colaboraciones que logre establecer con entidades del sector público y privado. “Las sinergias con las empresas de tecnología y los medios de comunicación permiten la creación de recursos educativos online abiertos, que pueden mitigar el impacto en los estudiantes, especialmente los más necesitados, ante un nuevo cierre de escuelas”, afirma Reimers. “Sólo la colaboración global puede promover el desarrollo de la educación en nuevas plataformas accesibles para todos los estudiantes”.

Según la investigación, el 57% de altos cargos del gobierno y Educación indican que se debe implementar un modelo híbrido de aula y aprendizaje a distancia. “Es necesario reformular el modelo de enseñanaza para cumplir con las normas de distanciamiento social, lo que implica nuevas formas de aprendizaje más interactivas”, comenta Reimers. “Durante los próximos 18 meses será necesaria una innovación en la enseñanza continua para mejorar las brechas en el sistema educativo global”.

Según la investigación, el 57% de altos cargos del gobierno y Educación indican que se debe implementar un modelo híbrido de aula y aprendizaje a distancia

La falta de autonomía de los estudiantes se destaca como uno de los principales defectos del sistema presencial. “La enseñanza fuera de la escuela permite una mayor capacidad de aprendizaje independiente, de gestión el tiempo y de adquisición de competencias como la comunicación, la investigación independiente y las habilidades cognitivas que de otra forma no serían tan estimuladas”.

El estudio se presentará durante el primer encuentro virtual sobre innovación en la Educación Virtual Educa Connect, que tendrá lugar online los días 21, 22 y 23 de julio y contará con la participación de 300.000 docentes de todo el mundo. Los resultados de la investigación fueron recogidos entre el 25 de abril y el 7 de mayo de este año, en medio de la crisis del coronavirus. La muestra del estudio engloba a países de la OCDE y a los socios institucionales de la Iniciativa de Innovación Global de la Universidad de Harvard.

“Esta será la primera cumbre mundial postpandémica que aborde la necesidad de repensar la organización de los próximos años escolares. Servirá como escaparate de las innovaciones más recientes en cuanto a la digitalización de la educación que pueden ayudar a los sistemas educativos públicos y privados a reorganizar su contenido y las formas de entregarlo”, afirma Adelino Sousa, director ejecutivo de Virtual Educa.

“La pandemia ha traído un aumento en la demanda educativa, sobre todo porque los padres no han estado satisfechos con el nivel de aprendizaje al que fueron sometidos los estudiantes durante el periodo de confinamiento”, comenta Sousa. “Será necesario invertir mucho en innovación a través de metodologías disruptivas para que los niños aprendan a un nivel más cercano a su potencial y necesidades”, concluye.


Artículo publicado originalmente en Magisterio. Accede al artículo completo aquí.