Retos de la educación superior en tiempos de distanciamiento social durante la pandemia

109

En los últimos meses, el surgimiento de la pandemia ha obligado a las instituciones educativas de nivel superior a suspender la interacción presencial afectando las metodologías pedagógicas y el rol de las universidades en el escenario socioeconómico a nivel global. Además, ha obligado a las universidades a replantear su configuración de educación de un entorno presencial a un entorno virtual.

Uno de los grandes retos que las universidades enfrentan durante la pandemia y que nos ha llevado a reflexionar es la fuga de los estudiantes ante la modalidad de estudio virtual o de educación a distancia. Durante la pandemia la universidad se enfocó en la identificación de los factores que aumentan el riesgo en la deserción de los estudiantes, como lo son la asistencia a clases y el desempeño académico.

Debido al contexto de la pandemia y la Orden Ejecutiva emitida por la Gobernadora de Puerto Rico, se decretó en el país la suspensión de las clases en entornos presenciales, dificultando el contacto directo que se da en el proceso de enseñanza-aprendizaje de los cursos presenciales. Con el propósito de apoyar este proceso la Universidad adoptó diferentes prácticas que se pueden agrupar en las siguientes clasificaciones: 1) Fortalecimiento del contacto con los estudiantes durante la pandemia, 2) Fortalecimiento de la infraestructura tecnológica y plataforma de los cursos en línea, y 3) Servicios de apoyo académico.

Reconociendo la importancia del contacto directo que debe existir entre los estudiantes y las diferentes áreas de servicio de la universidad y tomando en consideración las necesidades de los estudiantes se diseñaron diferentes servicios virtuales que permitía el acceso directo de los estudiantes en sus diferentes escenarios. Cuando el estudiante logra tener contacto directo, existe una menor probabilidad de que se convierta en un desertor escolar. El contexto de la pandemia y el distanciamiento social dificulta esta gestión, pero cabe destacar las gestiones realizadas por la institución para lograr el fortalecimiento y el contacto directo con el estudiante.

Se comenzó por enviar boletines de prevención y cuidado de la salud durante la pandemia destacando en estos la existencia de una línea de comunicación directa para aquellos estudiantes que se sentían agobiados por la situación. La comunicación se realizó por llamadas telefónica o a través de las plataformas virtuales TEAMS o ZOOM (de manera sincrónica) para que pudieran tener el apoyo necesario en situaciones de salud, asesoramiento académico y acomodo razonable, acompañamiento espiritual y donativos de alimentos a estudiantes de escasos recursos.

Debido al contexto de pandemia, además de ajustar las clases a entornos virtuales, fue necesario incorporar la innovación para incentivar la motivación de los estudiantes con su proceso enseñanza-aprendizaje. Es por ello que se destacan las iniciativas que buscan mantener el vínculo con los estudiantes por medio de clases y actividades interactivas, las cuales generan la participación de éstos en distintos niveles e incorporan la innovación en el desarrollo de los cursos. Estas estrategias permitieron la continuidad de un proceso educativo efectivo, a pesar de la ausencia de las clases en entornos presenciales. Otra práctica adoptada fue el fortalecer la infraestructura tecnológica, adquiriendo más servidores y expandiendo la banda en la red, para asegurar el acceso eficiente de los usuarios a las diferentes plataformas virtuales. La universidad cuenta con una división de educación a distancia donde los estudiantes pueden tomar sus cursos a través de la plataforma de Moodle. Además, se adquirieron las plataformas de ZOOM y TEAMS que apoyan de manera sincrónica el proceso de enseñanza-aprendizaje y los diferentes servicios que se le ofrecen a los estudiantes.

Se integraron servicios de apoyo académico al estudiante en el proceso enseñanza-aprendizaje en entornos virtuales. La Universidad cuenta con una Biblioteca Virtual con un sinnúmero de referencias en diferentes disciplinas. Además, se estableció el servicio de tutorías en entornos virtuales donde el estudiante se podía comunicar con el tutor a través de las plataformas TEAMS o ZOOM de manera sincrónica. Se adquirieron simuladores virtuales para enriquecer la experiencia educativa en aquellos cursos que el entorno presencial era imperativo para los estudiantes; como por ejemplo las áreas clínicas del Programa de Enfermería. Se ofrecen algunos cursos en la modalidad presencial-web donde los estudiantes, que por razones de distanciamiento social no pueden presentarse al salón, pueden ver la clase de manera sincrónica, propiciando la interacción presencial en un entorno virtual.

Estas han sido algunas de las estrategias que la universidad ha desarrollado y establecido para apoyar a los estudiantes en tiempos de distanciamiento social durante la pandemia, pero todavía surgen grandes interrogantes sobre el ajuste de las universidades a los embates de la pandemia con miras hacia el futuro. La innovación en la educación a distancia será un factor esencial a ser atendido, con clases más interactivas donde permee el contacto humano en entornos virtuales, con el propósito de disminuir la deserción escolar. A raíz de la pandemia, se vislumbra una revisión curricular que se atempere a los nuevos retos que se enfrentarán los egresados en los noveles escenarios del mercado laboral.


La autora es MBA y oficial de cumplimiento de la Universidad Central de Bayamón.