Crear un futuro de IA con posibilidades para todos

Saqib Shakih habla sobre tecnología e inclusión. Una entrevista con la fuerza detrás de Seeing IA, la aplicación de cámara parlante para la gente con ceguera o baja visión.

0
345
Saqib Shaikh demuestra la aplicación Seeing IA en su smartphone durante una visita reciente a las oficinas de Microsoft Asia en Singapur.

Saqib Shaikh perdió la visión a los siete años, se enamoró de las computadoras cuando estaba en la escuela en Bretaña y creció para convertirse en un gran ingeniero de software con una inspiradora misión.

Situado en la intersección de la inteligencia artificial (IA) y el diseño inclusivo, él cree que puede crear máquinas inteligentes para impulsar a millones de personas alrededor del mundo con discapacidades a que consigan más y vivan vidas mejores. El conocimiento obtenido de detectar y resolver los problemas de aquellos que tienen necesidades especiales, comenta, sólo puede generar innovación tecnológica que beneficie a todos los que conforman a la sociedad.

Microsoft es socio global de Virtual Educa

Saqib ha tenido una larga relación con el progreso de la tecnología digital. En una escuela para niños que son ciegos o con visión baja, aprendió la autosuficiencia y desarrolló un creciente sentido de la curiosidad. A los 10 años, le dieron una rudimentaria PC parlante, y eso lo llevó a aprender cómo programar. Su romance intelectual con las ciencias de la computación floreció en la universidad, donde de manera tenaz superó todo tipo de retos diarios en el campus para graduarse como el primero de su clase con una maestría en IA.

Hace unos doce años, Saqib se unió a Microsoft y de manera rápida probó su destreza como ingeniero al ayudar a crear productos, servicios, y aplicaciones que muchos de nosotros utilizamos a diario, como Bing y Cortana.

En la actualidad, su misión es crear una mayor accesibilidad e inclusión, para nivelar el campo de juego para todos. Como el motor detrás del proyecto Seeing AI de Microsoft, explora cómo la IA puede permitir a la gente con ceguera o baja visión conseguir más con libertad y confianza.

Su equipo lanzó la aplicación Seeing AI en 2017, para dar a aquellos que no pueden ver una nueva manera de entender el mundo a través de las cámaras de sus smartphones. Desde entonces, esta aplicación ha ayudado a los clientes con más de 10 millones de tareas. Un usuario sólo tiene que apuntar con su teléfono y la aplicación dice de manera vocal lo que ve. Puede ser en una habitación, en una calle, en un centro comercial, o en una oficina, los clientes utilizan la aplicación en todo tipo de situaciones. Con la tecnología de reconocimiento facial, la aplicación puede nombrar a amigos y conocidos, describir apariencias físicas de la gente e incluso predecir su estado de ánimo. Puede leer en voz alta texto impreso en libros, periódicos, menús, y señalizaciones. Incluso puede identificar billetes.

En la actualidad, Saqib trabaja y vive en Londres. Nos reunimos con él en una visita reciente a Singapur donde le contó a las audiencias sobre cómo la tecnología lo ha ayudado a darse cuenta de su potencial y cómo esta promete mejorar las vidas de todos, y no solo de aquellos con discapacidades.

“Hay muchos problemas. Pero para cada problema, siempre hay una solución”, comenta.

P: ¿Cómo ha sido el tiempo que has estado en Microsoft?

He estado con Microsoft por 13 años. Ha sido una experiencia fantástica, con la oportunidad de impactar para bien la vida de muchas personas.

P: ¿Cómo ha sido afectado esto por tu discapacidad visual?

No es algo en lo que piense. Desde un principio he tenido la fortuna de estar rodeado por gente que me apoya. El que no pueda ver se desvanece en el fondo. Cuando surge un problema, sólo tienes que encontrar la solución.

P: Cuéntanos sobre la transformación cultural dentro de la compañía y cómo esta impulsa la inclusión y la accesibilidad.

En definitiva hemos visto un cambio en los días recientes. Aunque siempre ha existido este apasionado grupo que trabaja en la accesibilidad en la compañía, hemos visto que esto se ha vuelto parte del proceso de desarrollo, en lugar de que sea algo especial. Hay un reconocimiento que deberíamos encontrar de manera proactiva y contratar gente de todas las condiciones sociales para que todos nuestros productos en verdad sean inclusivos. Y los hackathons, como en el que inició Seeing AI, han brindado una gran oportunidad para que los empleados exploren sus pasiones y en ocasiones incluso creen nuevas características para nuestros productos.

Piensa en la discapacidad como un motor de la innovación. Donde sea que haya necesidades y problemas extremos, podemos encontrar soluciones increíbles.

P: ¿Qué se siente ser un embajador del poder de la tecnología y la inclusión?

Creo que me gusta, aunque en realidad nunca he pensado en ello de manera tan grande. Si puedo difundir un mensaje que permita a nuestros clientes pensar de manera diferente sobre la discapacidad, de ser más inclusivos, entonces, estoy feliz. Si puedo inspirar o influenciar a la gente en esa dirección, será increíble.

P: ¿Cómo inició tu interés por las computadoras?

Cuando tenía más o menos 10 años, utilizaba una computadora parlante en la escuela, me encantaba la independencia que me daba. Y eso me llegó a aprender cómo programar, el resto es historia.

Lo que en verdad es emocionante es ver a los niños de esa edad hoy, tienen tecnologías de asistencia incluidas en la mayoría de los dispositivos, y con internet, pueden acceder a mucha información.

P: ¿De dónde viene el concepto de Seeing AI?

Lo primero que recuerdo cuando pensaba sobre esta idea es cuando estaba en la universidad, hace 15 años. Teníamos sesiones de conceptualización en el dormitorio. Decíamos cosas como “ok, deberíamos hacer un par de anteojos con una cámara en ellos que pueda ver todo y que lo describa en voz alta”.

En ese entonces, no hubiéramos podido hacer eso. Pero en 2014, tuvimos nuestro primer hackathon en Microsoft. Y pensé de nuevo en esa vieja idea. Los primeros prototipos eran bastante rudimentarios. Hicieron el reconocimiento facial y algunas otras cosas.

Pero luego comenzamos a trabajar con los increíbles científicos en Microsoft Research (la rama de investigación y desarrollo de Microsoft). Las tecnologías y algoritmos se volvieron cada vez mejores a través del aprendizaje profundo. Todo se unió por ese entonces con el cómputo en la nube. De manera eventual, llegamos al punto donde una computadora podía al menos intentar describir lo que pasaba en una foto. Ese fue el avance real.

Las cosas mantienen su progreso. Aún no hemos materializado nuestro sueño. Pero estamos cerca de conseguirlo. Todo se trata de identificar una necesidad y luego entrelazar las tecnologías para construir las soluciones.

Si puedo inspirar o influenciar a las personas… eso será increíble.

P: ¿Cómo ves el rol de la tecnología cuando se trata de retos de inclusión?

Si vemos a la tecnología que nos rodea, mucha de ella ha venido de, y ha sido inspirada por, personas con discapacidades. El teléfono, las computadoras parlantes, el texto al habla, el reconocimiento de habla, los escáneres de cama plana, e incluso las pantallas táctiles son todas tecnologías que aparecieron porque alguien tuvo un problema y alguien se tomó el tiempo de encontrar una solución. La pantalla táctil fue creada en un principio por alguien que tenía lesiones por esfuerzo repetitivo y quería una manera menos dolorosa para teclear. Estas cosas fueron creadas en principio para las personas con discapacidades. Esta idea en verdad me emociona: Podemos pensar en la discapacidad como un motor para la innovación. Donde sea que haya necesidades y problemas extremos, podemos encontrar soluciones increíbles.

P: ¿Qué forma tomará la tecnología en el futuro?

Me siento optimista por el futuro. En algunos años creo que tendremos nuestro propio “agente personal” de IA que nos ayude. Imagino esto como tener un amigo en nuestro hombro, que ve al mundo que me rodea y me susurra al oído. Estos agentes van a aprender lo que es importante para ti. Sabrán qué decirte, y cuándo hacerlo, en una manera apropiada.

Creo que hacia allá iremos, pequeños agentes que detectan el mundo que nos rodea. No será sólo para la gente con discapacidades. Vamos a tener un mundo en el que los sensores y el cómputo del entorno impulsarán tecnología que en verdad entenderá el mundo que nos rodea.