Integrar la salud y la educación en la agenda del G7

0
161

Organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo se reunieron en París a principios de mes con el objetivo de llegar a un acuerdo acerca de un enfoque común de promoción para los países del G7 con miras a reducir las desigualdades en materia de salud y educación a nivel mundial.

La reunión forma parte de la Cumbre de la Sociedad Civil del G7, también llamada C7 (Civil 7), durante la cual las organizaciones de la sociedad civil de los países miembros del G7 ponen de relieve las recomendaciones de las entidades no estatales acerca de diferentes temas, tales como la salud, la seguridad y la cohesión social.

En su intervención durante la reunión del 3 de julio, Christopher Castle, jefe de la Sección de la Educación y Salud de la UNESCO, examinó los desafíos del desarrollo en los ámbitos de la salud y la educación.

“Si queremos superar las desigualdades en la educación y la salud, es necesario un esfuerzo concertado para ayudar a estos sectores, entre otros, a que colaboren en elaborar un enfoque centrado en los educandos. Para garantizar que las niñas y las mujeres jóvenes no queden rezagadas, hay que erradicar todos los obstáculos que las privan de su derecho a la educación poniendo a su disposición, por ejemplo, instalaciones de agua y saneamiento, servicios sanitarios privados, así como los artículos que necesitan para una buena gestión de sus periodos menstruales”, afirmó el Sr. Castle.

El Sr. Castle, quien participó en la primera mesa redonda del C7 (que tuvo lugar entre el 1 y el 3 de julio), y en respuesta a una pregunta realizada por un periodista de France 24, mencionó datos relativos a las tasas de infección por VIH, aún altas, que afectan de manera desproporcionada a las niñas y mujeres jóvenes, así como la imperativa necesidad de que las escuelas puedan dispensar una educación integral en sexualidad de calidad.

“La UNESCO y otros organismos responden a la demanda creciente de los países que intensifican sus esfuerzos con miras a reducir la cantidad de embarazos precoces y no deseados, así como las altas tasas de infección por VIH, ayudando a proporcionar una educación en sexualidad desde la más temprana edad.” “Los países saben que la incapacidad para remediar los embarazos precoces y no deseados, los matrimonios con niños, el VIH y la violencia y acoso en el entorno escolar constituyen una amenaza para la consecución, no solo del objetivo de desarrollo sostenible relativo a la educación, sino también de todos los demás objetivos”, añadió.

Durante la presidencia francesa del G7, la C7 ha sido liderada por Coordination SUD. La labor llevada a cabo hace hincapié en la lucha en favor de la igualdad de género, el clima y el medio ambiente.