Inicio Instituciones Asociadas Britannica Digital Learning Nuestro sistema educativo está perdiendo relevancia: cómo aprovechar su potencial

Nuestro sistema educativo está perdiendo relevancia: cómo aprovechar su potencial

La educación está actualmente en crisis. Incluso antes de la pandemia de coronavirus, en muchas zonas del mundo, los niños que deberían estar en el colegio no lo están; para aquellos que sí lo están, sus escuelas a menudo carecen de recursos para proporcionar una instrucción adecuada. En un momento en que la educación de calidad es posiblemente más esencial para las oportunidades de vida que nunca, estos niños se están perdiendo la educación necesaria para vivir una vida plena como adultos y para participar y contribuir a la economía mundial.

Históricamente, la educación ha sido el puente más corto entre los que tienen y los que no tienen, trayendo progreso y prosperidad tanto para los individuos como para los países, pero el sistema educativo actual está mostrando su antigüedad. Fundada en un momento en que las industrias necesitaban trabajadores con un conjunto relativamente fijo de capacidades y conocimientos, está perdiendo su relevancia en una era de innovación, interrupción y cambio constante, donde la adaptabilidad y la rapidez para aprender son muy necesarias.

Nuestro sistema educativo actual, basado en el modelo de la Revolución Industrial, se centra en el coeficiente intelectual, concretamente la memorización y la normalización, capacidades que serán suplantadas de manera fácil y eficiente por la inteligencia artificial y aumentada (AI), donde el coeficiente intelectual por sí solo no es suficiente. Una combinación satisfactoria de IQ (inteligencia) + EQ (inteligencia emocional) + RQ (resiliencia) es fundamental para aprovechar el potencial de un estudiante.

La evaluación de nuestro sistema educativo actual frente a tres criterios —preparación para el trabajo, capacidad para competir contra máquinas inteligentes por empleos y creación de valor económico a largo plazo— revela lo siguiente:

  • el 34 % de los estudiantes cree que sus escuelas no los están preparando para tener éxito en el mercado laboral. Necesitamos colmar la brecha existente entre la educación y la empleabilidad;
  • El 60 % de los trabajos futuros aún no se han desarrollado y el 40 % de los niños que se encuentran en centros de educación infantil (guarderías) deberán convertirse en autónomos para tener algún tipo de ingreso (Fuente: Informe del futuro del trabajo del WEF). Necesitamos preparar a los estudiantes para trabajos que aún no se han creado y convertirse en empresarios. Lo que necesitamos aprender, cómo aprendemos y el papel del profesorado están cambiando.

La deuda estudiantil cuantificada en 1,5 billones de dólares en los Estados Unidos es la segunda deuda más alta después de las hipotecas de viviendas. Dado que se espera que las tasas de matrícula superen los 100 000 dólares anuales, la deuda estudiantil será agobiante para las generaciones futuras. Según los informes, incluso Barack Obama estaba devolviendo préstamos estudiantiles a sus 40 años. Con el nuevo graduado universitario medio que gana 48 400 dólares, muchas personas estarán devolviendo su préstamo estudiantil hasta su jubilación, lo que perjudicará su capacidad de ahorro, de adquisición de vivienda, de manutención de sus familias y de contribución a los esfuerzos filantrópicos.

Mientras trabajamos para transformar la educación, también debemos hacerla más accesible. Según UNICEF, más de 72 millones de niños en edad de educación primaria no están escolarizados, mientras que 750 millones de adultos son analfabetos y no tienen capacidad para mejorar sus condiciones de vida ni las de sus hijos. A medida que avanzamos en la transformación de la educación, la conexión en cadena en tres categorías cruciales (acceso, equidad, calidad/impacto) es fundamental para aprovechar el potencial.

El acceso significa garantizar que las circunstancias no impidan a los alumnos de todas partes asistir a su centro educativo y obtener una educación. El acceso a la educación es escaso en muchos países en desarrollo, pero también existen desigualdades dentro de los países desarrollados que están altamente estratificados socialmente , por ejemplo, en el Reino Unido. ¿Cómo hacemos que la educación/el aprendizaje sea más accesible? ¿Qué papel puede desempeñar la tecnología? ¿Cómo pueden los países, concretamente los países en desarrollo, aferrarse a los mejores talentos para garantizar el progreso económico?

La equidad significa garantizar que todos los niños tengan los recursos necesarios para acceder a la educación y prosperar, independientemente de las circunstancias. Mientras que igualdad significa tratar a todos los estudiantes de la misma manera; equidad significa asegurarse de que cada estudiante tenga el apoyo que necesita para tener éxito. Los motores esenciales son la equidad (garantizar que las circunstancias personales y sociales no impidan que los estudiantes alcancen su potencial académico) y la inclusión (establecer un estándar mínimo básico para todos los estudiantes, independientemente de su origen, género o ubicación). Esto plantea diversos interrogantes: ¿cómo se crea conciencia en las comunidades? ¿Qué papel puede desempeñar la tecnología en la creación de un aprendizaje personalizado y diferenciado para que todos los estudiantes obtengan el tipo de instrucción que necesitan para tener éxito?

La definición de calidad y éxito tiene que ir más allá de las calificaciones obtenidas en los exámenes normalizados y basarse en una medición más integral vinculada a mejoras en la vida y al impacto social. La educación de calidad proporcionaría a los alumnos las capacidades y competencias necesarias para que ser económicamente productivos, desarrollar medios de vida sostenibles, mejorar el bienestar individual y contribuir a la comunidad. La orientación de impacto ayudará a desviar nuestra mirada del comportamiento y las actividades (asistir a la escuela y marcar la casilla) a entornos de creación de valor (desde el aprendizaje personalizado y la orientación profesional hasta la preparación para el trabajo y convertirse en ciudadanos globales responsables).

Resolver la crisis educativa global redunda en beneficio de todos:

  • es probable que 13 millones de estudiantes estadounidenses abandonen su centro educativo durante la próxima década, lo que le costará al país 3 billones de dólares;
  • En comparación con los que abandonan la educación secundaria, los graduados pagan más impuestos, obtienen menos de los programas de bienestar social y tienen menos probabilidades de cometer un delito;
  • Una mejora del 8 % en los resultados PISA de EE. UU. en los próximos 20 años aumentaría el PIB en aproximadamente 70 000 millones de dólares en los próximos 80 años.

«Invertir en educación es la forma más rentable de impulsar el desarrollo económico, mejorar las capacidades y oportunidades para hombres y mujeres jóvenes y desbloquear el progreso en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible», dice el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres.

Así que restablezcamos la educación y el aprendizaje para satisfacer las necesidades del siglo XXI, dando forma a un camino desde la educación hasta la empleabilidad y la independencia económica.

Todos nos comprometemos a ayudar colectivamente a romper el vínculo existente en los grilletes que frenan la educación. Combinemos las lecciones del pasado con la tecnología del presente y del futuro para transformar verdaderamente la educación, brindando a los estudiantes la capacidad de pensar, aprender y evolucionar sin importar los desafíos que les esperan mañana y aprovechar su potencial para beneficiar al mundo.