En el marco de la Cumbre de la Juventud 2019 del Grupo Banco Mundial, adherida a la red Youth-to-Youth Community, tendrá lugar el 3 de diciembre en Washington DC la reunión del Consejo Directivo de Virtual Educa. En este escenario, se realizará el lanzamiento oficial de la iniciativa Planeta 2030, eje fundamental del nuevo marco estratégico de Virtual Educa para el decenio 2020-2030.

Planeta 2030 reúne diez estrategias transversales que focalizarán la acción de Virtual Educa con la meta de colaborar en la transformación del mundo actual en uno sostenible para las futuras generaciones. Las estrategias de Planeta 2030 se llevarán a cabo en cooperación con diferentes organismos regionales e internacionales; entre ellos, el Grupo Banco Mundial.

Planeta 2030

Empoderar a los jóvenes para que exploren ideas innovadoras

La Cumbre de la Juventud 2019 del Grupo Banco Mundial, que se celebra el 2 y 3 de diciembre, brinda una plataforma a los jóvenes de todo el mundo para que participen en el debate mundial y aprendan activamente a transformar un concepto en una solución inteligente para las ciudades. Este tipo de soluciones busca abordar problemas que atañen a la tecnología, la infraestructura, el desarrollo humano y el desarrollo sostenible de las ciudades, todo lo cual tendrá consecuencias en el futuro de nuestra juventud y de las generaciones venideras.

Las ciudades son lugares que brindan oportunidades: el 80% del producto interno bruto (PIB) mundial se genera en las ciudades, y esto ayuda a millones de personas a salir de la pobreza extrema. En las últimas décadas, las ciudades se han convertido en un polo de atracción del talento, la inversión y la juventud que busca un futuro más próspero.

La promesa que ofrecen las ciudades es impulsar un crecimiento demográfico sin precedentes, en particular en los países de ingreso bajo y mediano. A nivel mundial, 4.000 millones de personas —más del 50 % de la población del mundo— viven en ciudades. Para 2030, dos tercios de la población mundial vivirá en ciudades y un tercio residirá en ciudades de un millón o más habitantes.

La rápida urbanización a esta escala plantea desafíos sin parangón. Entre ellos se incluyen la creciente densidad demográfica, las crisis derivadas de presiones ambientales, las mayores demandas de infraestructura y las expectativas más altas de los habitantes y visitantes respecto de la prestación de servicios que mejoren su calidad de vida. Todos estos desafíos deben ser resueltos, y el costo tiene que ser sostenible.

Para satisfacer las necesidades de una población más joven y experta en tecnologías digitales que aumenta rápidamente, debemos ampliar las fronteras de nuestro modo de pensar actual a fin de crear oportunidades sostenibles para que nuestras ciudades funcionen de manera más inteligente que hoy en día. Las tecnologías inteligentes se pueden utilizar para generar entornos propicios para la innovación, desarrollo económico sostenible y altos niveles de vida, y para impulsar la mejora de todos los aspectos de la vida comunitaria.