Recursos digitales y mejora del aprendizaje: del deber ser a las historias reales

Recursos digitales y mejora del aprendizaje

Hace casi un año, establecimos por primera vez contacto con Clara, una joven maestra mexicana que imparte clases de física en bachillerato y cuenta con seis años de experiencia frente a grupo. A diferencia de otros colegas, Clara es capaz de discernir cuál de las muchas aplicaciones, recursos multimedia y plataformas que conoce, le resulta más adecuada para cumplir con el propósito pedagógico declarado en su planeación didáctica.

Clara es una de los 18 profesores que formaron parte de un estudio realizado por la Cátedra Cengage-Anáhuac-ICIF “Recursos digitales y mejora del Aprendizaje” surgida de la alianza entre Cengage Learning, la Universidad Anáhuac y el International Center for Integral Formation (ICIF) en 2014. Sus propósitos fueron evaluar las formas de uso de los recursos educativos digitales para la enseñanza, mejorar la experiencia de los usuarios, promover la innovación tecnológica en las prácticas pedagógicas y potenciar el aprovechamiento de los materiales en la educación media superior. 

Tras una fase previa de diagnóstico realizada durante 2014, se detectó la necesidad de diseñar y llevar a cabo un proyecto de intervención con profesores de la Red Semper Altius, que agrupa a más de 60 bachilleratos. Así surgió el Programa de Acompañamiento Docente (PAD), con la finalidad de conocer el modelo de tecnología educativa de las escuelas participantes, identificar el uso de los recursos digitales de los maestros, de modo que pudieran contrastarse los usos reales vs los usos esperados.  

Para la implementación del PAD, el equipo de investigación contrató y capacitó a un equipo de asesores en tres áreas de conocimiento, especialistas también en el uso didáctico de TIC, los cuales realizaron el acompañamiento con los maestros. También se diseñó un micrositio para tener una red de comunicación asíncrona entre los participantes, al que nombramos Entorno Virtual de Aprendizaje (EVA). El PAD ofrecía diferentes opciones de formación que podían tomarse en forma paralela o única, con el propósito de adaptarse a las posibilidades de horario de los maestros.

Los asesores académicos tenían la consigna de escucharles, llevar propuestas y apoyarles en el diseño de experiencias de aprendizaje centradas en los alumnos, reflexionando acerca del qué, cuándo, cómo y para qué incorporar un recurso, fuese o no de Cengage. En la parte final del PAD, los profesores de la escuela de Clara, nos permitieron observar clases y muestras de proyectos en aulas reales, con estudiantes de carne y hueso, en un contexto situado.

El caso de Clara, al igual que el de sus colegas de otras asignaturas (Historia, Estructura socioeconómica de México, Ciencias de la Salud, Matemáticas) nos resultó particularmente interesante porque contamos con información de este colegio desde la etapa diagnóstica, en donde pudimos cruzar testimonios de alumnos, maestros, coordinadora de tecnología y directora, que nos daban señales de una comunidad bien organizada, con un liderazgo que tomaba en cuenta la opinión de los maestros para la adopción de tecnología, y propiciaba las condiciones (capacitación, infraestructura, proyectos interdisciplinarios) para su uso dentro o fuera de las aulas.

Durante los cuatro meses de duración del PAD, Clara y sus colegas trabajaron periódicamente en el análisis y co-creación de experiencias de aprendizaje que se aplicarían en el aula. La idea no era darles más trabajo, sino apoyarles con recursos, ideas y estrategias en su quehacer cotidiano ya sea presencialmente, o a través del EVA. En algunas ocasiones, se incorporó otra maestra del mismo colegio y área de conocimiento a la sesión de acompañamiento de Clara. Esto permitió apreciar puntos de vista sobre una situación de aprendizaje, hacer variantes de acuerdo con la necesidad de cada una y definir la viabilidad de su aplicación con los estudiantes de ambas profesoras.

Aprendizaje con tecnología: del dicho al hecho

A nadie sorprende saber que las habilidades tecnológicas de los alumnos suelen ser superiores a las de sus maestros, pero los chicos utilizan las aplicaciones de sus dispositivos para la comunicación y el entretenimiento. El uso educativo de las TIC se limita a la búsqueda de información, lo cual hace más relevante el papel del profesor como curador de información e integrador de tecnología con propósitos claros.

tareas-alumnos-cengage.bmp-001El interés de las autoridades del colegio de Clara por participar en el PAD con una visión crítica pero siempre constructiva, nos dio elementos para mostrar lo que Ottestad denomina como “Escuela Digitalmente Competente”, que se refiere a una madurez de los profesores, coordinadores y alumnos en el uso estratégico de los recursos digitales, es decir, el empleo con un propósito educativo que va más allá de cuestiones de la búsqueda de información que se muestra en esta gráfica.

Mientras en el bachillerato de Clara los maestros tenían proyectos colegiados con tecnología y nuestra propuesta se sumó naturalmente a las iniciativas existentes, en otros colegios nuestra presencia se limitó a apoyos más esporádicos en maestros que se aventuraban a usar tecnología de manera aislada, y sin el respaldo de sus autoridades.  En uno de los casos, la coordinación decidió que los maestros no tenían tiempo de continuar con este programa y el proceso se quedó trunco.

recurso-digital-cengage.bmp-002La experiencia del PAD nos muestra que hay pocas escuelas como las de Clara y que aún falta mucho por hacer. Si bien tuvimos más accesos a los recursos de Cengage, muchos profesores que se quedaron en el camino presentan usos con tecnología que no modifican el rol centrado en el maestro. Simplemente han sustituido el pizarrón por una computadora y un proyector.

Para finalizar, conviene desarrollar opciones de formación profesional, como el acompañamiento, en donde los maestros tengan tiempo, posibilidades de colaboración y oportunidades pedagógicas para crear estrategias centradas en el aprendizaje con los recursos que tienen a su alcance. Esto requiere de un liderazgo institucional y no solamente de la voluntad del maestro.


Autoras: 

Enna Caravajal [social title=»» subtitle=»» link=»https://www.linkedin.com/in/enna-carvajal-22611438″ icon=»fa-linkedin»]
Alejandra González 
[social title=»» subtitle=»» link=»https://www.linkedin.com/in/alejandra-gonz%C3%A1lez-d%C3%A1vila-852baa16″ icon=»fa-linkedin»]