Talento, motivación y prestigio: bases para la formación y selección de los futuros maestros

A consecuencia de la nueva Ley de Educación, el Gobierno de España (previa consulta con las CCAA) ha impulsado un documento de reforma denominado Documento para debate. 24 propuestas de reforma para la mejora de la profesión docente.

Este conjunto de propuestas abordan la formación inicial y permanente, el acceso a la profesión y el desarrollo profesional. En este artículo se analizan las propuestas vinculadas a la formación de los maestros y su acceso a la profesión.

Una profesión en perpetua renovación

Desde 2015, cuando se celebró el Foro Mundial sobre la Educación, se ha debatido en foros internacionales sobre las necesidades de renovación de la profesión docente. La Organización de las Naciones Unidas, en su Agenda 2030, exhorta a las naciones a garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad para la promoción de oportunidades de aprendizaje de por vida.

También los consejos europeos en materia de formación del personal docente enfatizan sobre el hecho de que la función de los docentes y las expectativas que en ellos se depositan están cada vez más sujetas a la necesidad de adquirir y dominar nuevas competencias. Deben adaptarse al rápido cambio tecnológico, así como entender y atender el incremento de la diversidad social y cultural, sin perder el objetivo de aplicar una enseñanza más personalizada, dentro del contexto actual de creciente preocupación sobre el impacto medioambiental y la sostenibilidad.

En España, estas recomendaciones toman especial relevancia, ya que la normativa que establece la ordenación de las enseñanzas y que regula los requisitos universitarios para poder ejercer la docencia no han sido modificadas desde 2007, siendo así una normativa que padece serios signos de agotamiento.

El reciente Real Decreto añade una serie de requisitos que deberán cumplirse para la verificación de los títulos universitarios. Exige que se modifiquen las prescripciones del marco regulador del Proceso de Bolonia y que se adapten a la legislación actual.

En cuanto a los procesos selectivos para el acceso a la profesión docente, a pesar de que han sido modificados en numerosas ocasiones, su base sigue anclada en legislaciones de hace casi 40 años. Por lo tanto, es menester actualizarlo para que permita la selección de los candidatos idóneos para la profesión docente hoy en día.

Formación y acceso en la Educación Infantil y Primaria

En el ámbito de la formación inicial, destaca la propuesta enfocada al establecimiento de pruebas de acceso a los estudios de Grado que aseguren que el alumnado alcanza las competencias comunicativas, de razonamiento crítico y lógico–matemático y de otros aspectos referidos a la profesión docente. Es decir, los estudiantes del grado de Educación deberán hacer una prueba de acceso al margen de la EVAU.

También se propone la revisión de los contenidos del currículo para centrarse en el modelo competencial. A través de este se busca asegurar el desarrollo de las competencias digitales, de atención a la diversidad y al desarrollo sostenible.

Otra de las propuestas aborda la revisión y la mejora del modelo de prácticas. Se enfatiza en la posibilidad de adoptar un proyecto formativo dual, que considera la participación de tutores con prestigio académico, así como la compensación para los mismos y el reconocimiento para los centros.

Requisitos para el acceso a la docencia

Existen tres propuestas vinculadas con el acceso a la profesión docente. La primera propuesta hace necesaria la selección de personal docente altamente cualificado para el desarrollo de la docencia.

La segunda propuesta incide en la necesidad de reformar la fase práctica para el acceso de la función. Si bien este procedimiento forma parte del proceso de acceso a la docencia actual, se enfatiza que este deberá garantizar la aplicación de la normativa educativa e integrar a un mayor número de agentes en la evaluación de prácticas.

Finalmente, la última propuesta exige la actualización y modificación de los temarios de oposiciones, el estableciendo contenidos acordes con las diversas realidades en términos de áreas, materias, centros y contextos educativos existentes.

Atraer y retener a los mejores

Diferentes expertos han señalado las áreas necesarias para fomentar la atracción y retención de estudiantes más capacitados y preparados para su desempeño profesional.

En cuanto al acceso a la formación inicial docente, existen investigaciones que afirman que, al ser el acceso a la formación inicial una cuestión fundamental, la prueba de acceso debe contemplar métodos basados en una perspectiva participativa. Creen que la realización de días de pruebas en centros docentes, así como de entrevistas grupales (solicitantes que debaten, razonan y argumentan sus posiciones, a partir de un texto educativo, hasta acordar una postura común) son estrategias que posibilitan la realización de pruebas realistas sobre el futuro desempeño del candidato.

Con respecto a la actualización curricular, las investigaciones proponen mallas curriculares que, además de integrar contenidos vinculados a la sostenibilidad, a la diversidad y a las competencias digitales, converjan hacia procesos educativos más humanistas. En esta misma línea, se aboga por fomentar una formación que promueva el desarrollo de la autonomía profesional, así como la toma de decisiones. También se hace necesario impulsar modelos de actualización del conocimiento que agudicen el carácter emprendedor y creativo de los docentes.

Reflexión sobre la propia praxis

En cuanto al prácticum, se enfatiza en que este módulo formativo debe tener como pilar básico la reflexión, investigación y resolución de problemas respecto de la propia praxis docente. Las prácticas formativas y profesionales deben concebirse como un espacio de oportunidades para la construcción de saberes pedagógicos y la colaboración a niveles intrarregional, regional, nacional e internacional. Es necesario fomentar la proliferación de prácticas docentes en comunidades de distingo rango socioeconómico.

Otros autores consideran necesario impulsar el desarrollo de modelos formativos que amplíen la duración de la formación y que promuevan la continuidad de los estudios de Grado a través de los estudios de Máster. Esto aseguraría el futuro desempeño exitoso de los estudiantes como docentes titulares de grupo.

Motivación y talento

Las investigaciones previamente citadas consideran que para fomentar la captación del talento docente idóneo y asegurar la alta motivación y satisfacción es necesario:

  1. Asegurar que las oposiciones docentes cuenten con pruebas prácticas objetivas vinculadas sobre todo a la práctica docente y a la resolución de problemas reales; es decir, que incluyan casos más concretos y prácticas.
  2. Plantear la etapa de iniciación en la función docente como una fase estructurada con formación adicional y especializada para los profesionales recién incorporados.
  3. Establecer mecanismos y actuaciones para incrementar el prestigio social de la profesión y dignificarla (e.g. mejora de los incentivos y las condiciones laborales).

No es una cuestión baladí identificar a los aspirantes cuyos atributos personales permitan predecir que cuentan con un mayor potencial de éxito en su formación inicial y trayectoria profesional. Es necesario que las propuestas planteadas constituyan la base para debatir y desarrollar estas cuestiones de forma participativa, contribuyendo así a que el debate tenga como objetivo final la elaboración de un verdadero proyecto de mejora de la profesión docente.


La autora es directora de los Grados en Educación Infantil y en Educación Primaria, Universidad Nebrija. Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.