En Colombia, la Universidad Pontificia Bolivariana con la asistencia de D2L ha logrado encajar su modelo pedagógico con la tecnología para ofrecer una experiencia de aprendizaje centrada en el alumno.

La Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) es una institución católica que tiene como misión la formación integral de las personas que la constituyen, mediante la evangelización de la cultura, la búsqueda constante de la verdad en los procesos de docencia, investigación, proyección social y la reafirmación de los valores desde el humanismo cristiano, para el bien de la sociedad. La universidad cuenta con campus en Medellín, Bucaramanga, Montería, Palmira y Bogotá. También están presentes en los departamentos de Putumayo, Meta y Amazonas.

La universidad tiene en pregrado alumnos que van de 16 a 23 años que se dedican a estudiar tiempo completo. En posgrado los estudiantes trabajan y tienen de 23 años en adelante. Los programas virtuales de la universidad están dirigidos a este segmento. En esos programas virtuales, los alumnos trabajan en diferentes zonas del país, van adelantando sus estudios o algunos estudiantes van los fines de semana a la universidad para tomar clases. La UPB cuenta con alumnos que van desde el estrato 1 hasta el estrato 6 o sea socialmente hay personas con menos posibilidades económicas hasta los que pueden tener mayores oportunidades.

En general al año, alrededor de 5.000 estudiantes toman cursos virtuales en la UPB. Y de los 26.000 estudiantes que tiene la universidad alrededor de unos 20.000 usan la plataforma de aprendizaje porque los alumnos pueden hacer un curso ciento por ciento virtual o utilizar la plataforma de la universidad como una experiencia o como una herramienta de mediación TIC donde pueden tener comunicación con sus compañeros y con los docentes.

Desafíos

La plataforma de aprendizaje que usaba la UPB no tenía las funcionalidades que esperaban. La universidad quería una plataforma que fuera más interactiva y que le ofreciera al docente posibilidades de autogestión. Además de que fuera más amigable, que le ofreciera una experiencia cercana al usuario y que pudiera resolver dificultades de conocimiento y de facilidad para el profesor.

Con el fin de brindar una experiencia digital y educativa excepcional, la UPB decidió apostarle a experiencias inmersivas de aprendizaje. “Creemos que la educación tiene un reto muy grande y que el estudiante entra a tener un papel fundamental. El docente se convierte en ese creador de ambientes donde el alumno autónomamente va creciendo en su propio proceso de aprendizaje”, declaró Gloria Figueroa, directora UPB Virtual de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Con la ayuda de la tecnología la UPB deseaba ofrecer otras posibilidades de aprendizaje como cursos gamificados, recursos digitales, recursos didácticos que lleven a la experimentación y a la utilización de diversas metodologías como el aula invertida o metodologías basadas en retos, en proyectos o en solución de problemas. La universidad tenía el reto de analizar los cursos desde la perspectiva del aprendizaje y analizar qué es lo que requiere el estudiante y cómo aprende.

Soluciones

Para responder al mundo cambiante de la educación la UPB necesitaba una plataforma que respondiera a las necesidades del presente y del futuro. Pasó de tener los servidores dentro de la universidad, lo cual acarrea riesgos, con una plataforma diseñada por ellos y de gestión propia, a encontrar una plataforma que ofrece avances en tecnología para la educación.

Cuando la UPB realizó la migración de cursos virtuales a Brightspace se dedicaron a conocer las funcionalidades de la plataforma para obtener lo mejor de ella y poder diseñar mejores ambientes de aprendizaje. Desarrollar cursos que ofrecieran experiencias interactivas para el aprendizaje ha sido todo un trabajo del que han aprendido mucho. El equipo de D2L acompañó el desarrollo del proyecto ayudando a la UPB a encontrar soluciones.

La UPB por ejemplo, desarrolló un curso que es gamificado parcialmente donde los estudiantes empiezan a tener una experiencia distinta en la forma como navegan en la plataforma. La universidad descubrió que puede aprovechar las herramientas de Brightspace para innovar.

La institución ofreció a los docentes una experiencia de aprendizaje de la plataforma en un proyecto que se llamó InnovaTIC el cual ofreció a los profesores la posibilidad de explorar más la plataforma a través de un taller. Pudieron aprender cómo incluir un video propio, cómo mandar una observación o cómo hacer las rúbricas. Esa experiencia redujo la ansiedad de los profesores de tenerse que enfrentar a una tecnología nueva y pudieron constatar que la plataforma es fácil de utilizar.

Para la UPB, la experiencia del estudiante depende de tres cosas. Una, lógicamente de la plataforma como esté diseñada. Dos, el acompañamiento que hace el profesor como moderador y tutor. Tres, cómo haya sido diseñado el contenido, así que la universidad siempre se esfuerza por lograr esa combinación. Los alumnos tampoco sintieron el cambio de plataforma de aprendizaje.

Con Brightspace, la UPB llega a departamentos en zonas remotas donde habitan indígenas y afrodescendientes. En sitios alejados como Puerto Asís, en Putumayo o en Meta existen lugares donde hay disponible acceso a Internet y los estudiantes pueden tener la posibilidad de acceder desde sus teléfonos a la plataforma pues los alumnos en general cuentan con un teléfono móvil y por eso la importancia de usar plataformas como Brightspace con las que se liga lo rural a lo urbano.

“Es sencillo crear contenido en la plataforma, incluso montar el curso. Nosotros tenemos una metodología y es que desde el acompañamiento pedagógico que hacemos junto con el docente se inicia el trabajo de montar el curso en la plataforma desde el principio”, declaró Liliana Uribe, gestora de proyectos de UPB Virtual, Universidad Pontificia Bolivariana.

UPB Virtual lleva a cabo un proceso específico de curación de contenido basado en un modelo de la universidad de educación en ambientes virtuales y todo el proceso de producción para la curación de los contenidos. En todo el proceso intervienen diferentes tipos de profesionales como pedagogos, comunicadores, diseñadores, personas dedicadas a la calidad de los cursos y desde el área tecnológica a que todo funcione muy bien. La curación de los contenidos y en si el diseño de los cursos se construye de manera colaborativa junto con el docente o los expertos temáticos. UPB Virtual orienta hacia las mejoras didácticas adaptadas a la educación virtual. Los expertos temáticos y los docentes son quienes ponen su experticia desde los saberes.

“Una de las razones por las que elegimos Brightspace es porque descubrimos que D2L nos escucha de acuerdo con la necesidad que se va planteando, venga del estudiante, del docente o de todo el equipo técnico. Poder tener una relación cercana para adaptarse a lo que es el aprendizaje y a lo que nos está pidiendo el mundo día a día con las tecnologías hace que sea una ventaja contar con una herramienta como esta”, afirmó Gloria Figueroa.

La UPB ha logrado encajar su modelo pedagógico con la tecnología para ofrecer una experiencia de aprendizaje centrada en el alumno. La herramienta de Brightspace, ePortfolio, permite al estudiante guardar el trayecto de sus aprendizajes y sus resultados de las actividades. La plataforma también permite organizar encuentros que son muy fáciles de planear. Además, se pueden vincular herramientas externas de manera muy sencilla que enriquecen a la plataforma para hacer la experiencia de todos los cursos virtuales innovadora.

Resultados

La universidad pasó de tener 50 profesores que usaban la plataforma de aprendizaje a contar con más de 400 docentes que la utilizan para programas virtuales. Los instructores no solo usan Brightspace para los cursos virtuales sino que han descubierto que es una herramienta que los apoya en los procesos de evaluación. La participación de los docentes se ha incrementado. Casi 5.000 estudiantes usan Brightspace. Anteriormente más de mil alumnos virtuales participaban en los cursos. Ahora casi 3.000 estudiantes son virtuales ciento por ciento. Existen muchos más alumnos que tienen experiencia con la plataforma como apoyo en los programas presenciales.

“La plataforma nos va brindando la oportunidad de responder a las necesidades que cada vez trae la tecnología en términos de aprendizaje”, afirmó Gloria Figueroa.

Para los docentes ha sido muy agradable poder tener una comunicación más cercana con los alumnos ya que no solamente están supeditados a un foro, sino que pueden evaluar de una forma más cercana, pueden aprender cómo enviar un podcast o cómo hacer un video de lo que están compartiendo. Es fácil para ellos hacer las correcciones o acompañar lo que los estudiantes van haciendo.

Los docentes se han expresado complacidos con la nueva plataforma debido a la interacción que tienen con sus alumnos. Comentan que Brightspace es limpia, organizada y fácil de navegar. Los estudiantes también han tenido una experiencia muy positiva en la plataforma.

Los profesores anteriormente eran muy reacios a trabajar contenidos multimedia, a grabar videos o podcasts. Brightspace les facilita grabar un mensaje de video para los estudiantes desde su mismo computador con una cámara web sin tener que editar.

“Brightspace ofrece la ventaja de que nos permite atraer a empresas que quieren capacitar a sus empleados. Nosotros podemos ofrecerles una plataforma de aprendizaje a su medida, adaptada a su necesidad y al ambiente empresarial”, comentó Gloria Figueroa.

Hace un año se implementó la plataforma Brightspace y en ese transcurso la UPB ha diseñado 150 cursos de una manera que responde al momento que está viviendo la educación con diversas metodologías y recursos didácticos.

La UPB está logrando estar presente en lugares apartados de Colombia. Gracias a Brightspace los alumnos pueden realizar su aprendizaje fuera de línea lo cual hace algunos años era impensable. La plataforma permite a los estudiantes tener acceso a los contenidos sin necesidad de la Internet y luego sincronizarlos cuando es el momento de subir las actividades a Brightspace o tener interacciones con los docentes o con sus compañeros.

“Algo muy importante para resaltar en términos de innovación es que nuestro uso de la plataforma no solo se está limitando a los estudiantes virtuales también estamos usando Brightspace para enriquecer las experiencias de clases presenciales y además la estamos usando con el personal administrativo. Desde los profesionales hasta los rectores tienen experiencias dentro de la plataforma para aprender temas relacionados con su rol específico dentro de la universidad”, concluyó Liliana Uribe.

¡NOS VEMOS EN LISBOA!