El gobierno de la provincia canadiense de Ontario se ha propuesto transformar la educación pública para que los estudiantes adquieran las habilidades, los conocimientos y la confianza que necesitan para desarrollarse como personas y alcanzar el éxito en sus vidas, cualquiera sea el camino que elijan. Matemáticas, programación, educación financiera, aprendizaje STEM y una fuerte apuesta por la digitalización son algunos de los ejes principales de esta transformación.

En el encuentro internacional Virtual Educa Connect, Stephen Leece, ministro de Educación de Ontario, compartió la visión y el modelo educativo de Ontario y se refirió a los nuevos retos que han sido acelerados por la pandemia de Covid-19. «La crisis sanitaria, que ha impactado tanto en la economía como en el mercado laboral, requerirá de innovación y cambios en nuestro sistema educativo. Y ya los estamos impulsando en cada paso que damos».

Con el desarrollo de un nuevo plan de estudios, que contará en su diseño con la participación del sector público, privado y las ONG para conseguir un análisis y una visión amplia, el Gobierno de Ontario quiere asegurarse que los jóvenes puedan aplicar un conjunto de aptitudes que los ayudará en última instancia a conseguir un buen trabajo. «Esa es la aspiración de nuestro enfoque», indica el ministro Leece.

La importancia de las matemáticas

El ministerio de Educación de Ontario ha desplegado una nueva estrategia para el aprendizaje de matemática para todos los estudiantes de los grados 1 a 12, «con un verdadero énfasis en asegurar la alineación con el mercado laboral porque, como en muchos países del mundo industrializado, tenemos un alto índice de desempleo juvenil. Nuestro objetivo es reducir ese desempleo dando a los jóvenes habilidades que podrán utilizar en la vida, pero sobre todo en el mercado laboral», explica Stephen Leece. Para ello, la nueva estrategia se centra en los fundamentos de las matemáticas y en cómo aplicarlos.

Conocimientos para los futuros actores de la sociedad global

«Seremos una de las primeras provincias que enseñe a codificar dentro de nuestro país», afirma Stephen Leece. «Asimismo, la educación financiera, las habilidades de computación y el énfasis en el aprendizaje social y emocional, y la formación en economía doméstica va a marcar la diferencia a medida que nuestros jóvenes se incorporen en el mercado global cada vez más competitivo. Además, hemos invertido más dinero en infraestructura tecnológica, para expandir la conectividad que nos permita acceder al aprendizaje en línea y los beneficios de la formación virtual».

El ministro Leece reconoce que la cooperación público privada es un factor clave para alcanzar la expansión digital de la Educación. «Nos estamos asegurando de que las inversiones se pongan en marcha trabajando con el sector privado y aprovechando sus ventajas para conseguir más conectividad para más jóvenes en más regiones y en las zonas más remotas de nuestra provincia. Este tipo de sinergias entre el sector privado y el sector público han demostrado ser asociaciones con resultados exitosos».

Para liberalizar el acceso al aprendizaje en línea y que los beneficios del aprendizaje sincrónico en vivo alcance a todos los estudiantes del sistema público, el ministerio distribyuó notebooks y tablets en las comunidades de bajos ingresos y a los estudiantes en riesgo.

«Queremos liderar en STEM»

La educación en Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática (STEM) es la piedra angular del plan de estudios de Ontario. Para ello, la educación STEM se extenderá desde jardín de infantes hasta el grado 12, aplicando los conocimientos en contextos con el mundo real. Esto ayudará a los estudiantes a desarrollar sus habilidades transferibles, como el pensamiento crítico y la colaboración, para satisfacer las demandas de la economía y la sociedad global actual. «Queremos estar entre los líderes STEM del mundo. Y queremos ver a más mujeres jóvenes ejerciendo en oficios calificados. El país necesita que más jóvenes accedan a estos trabajos de alta remuneracion, por lo que hemos puesto en marcha un plan para incentivar a más jóvenes a hacerlo», concluye Stephen Leece.